Imprimir tu propia bicicleta, a pasos de ser una realidad!

;
Sin dudas las impresoras 3D llegaron para quedarse, es vox populi las innumerables aplicaciones de estas maquinas en la vida cotidiana para la fabricación de piezas sencillas como así también de  manera mas profesional para realizar implantes, o construcciones a escala.

Ahora les toco el turno a las bicicletas, y después de ver varios prototipos, hay uno que sin duda llama mucho la atención. Se trata de una bicicleta fabricada por el diseñador industrial James Novak.

Este profesor e investigador de la Universidad Griffith en Gold Coast, Australia, dedico un año entero a diseñar el cuadro de una especie de bicicleta fixie, la cual se puede fabricar en una impresora 3D.

Este magnifico resultado no se dio por casualidad, hace unos años James Novak había sido invitado a Griffith para ser profesor de diseño industrial, y desde ese entonces no pudo sacarse de la cabeza el laboratorio repleto de impresoras 3D de todo tipo  y tamaño.

James no quería realizar el típico cuadro solido, sino llevar el diseño y la tecnología de impresión 3D a su máxima expresión. Su principal objetivo era demostrar todas las ventajas que se pueden lograr mediante la aplicación de estas herramientas, para construir un cuadro que fuera único, más ligero y resistente que un cuadro fabricado por los métodos tradicionales. De esta manera se plantea que la impresión 3D no solo sirva para generar prototipos, sino también para fabricar productos terminados, en masa.
Luego de 4 meses de intenso trabajo se dejo ver por primera vez un cuadro futurista, que parece haber salido de alguna película de ciencia ficción. Este es una especie de malla fabricada a partir de resina liquida que con algunos ajustes en el modelo 3D, se puede ajustar a la talla de cualquier persona. Como detalle se puede observar que el cuadro lleva impreso el nombre del creador.
Este proyecto tomo mas de 150 horas de moldeado a través del software SolidWorks y según James, lo mas complicado fue aprender las limitaciones de la impresión, como así también la resistencia del material.

Si bien este proyecto todavía es un prototipo, James aseguro que cuando termine su doctorado, creara el sitio web edditive.com en el cual se podrá comprar la versión final de esta bicicleta.

La delgada malla de este cuadro es lo que nos genera mucha intriga, ya que la resistencia suele ser un punto critico en las impresiones 3D. Basta con ver el siguiente vídeo para darse cuenta que hace falta mucho trabajo y tecnología para que la impresión 3D de bicicletas sea una realidad.

En el vídeo se puede observar a una persona subiéndose a la bicicleta fabricada con una impresora 3D, cuando se escuchan unos chasquidos y la bicicleta se parte a la mitad.

Si esto hubiese pasado en la etapa de prueba no seria nada malo, pero ocurrió en medio de la presentación oficial a los medios de comunicación que sin tener un poco de piedad inmortalizaron este instante. Los ingenieros sorprendidos, tomaron con humor este echo y aprendieron que es necesario realizar muchas pruebas antes de mostrar los inventos al publico.

Esto puede haber sido un hecho desafortunado, pero nos genera ciertas dudas respecto a la resistencias de estas bicicletas.

Vos que opinas? ¿Faltara mucho para imprimir nuestras bicicletas?
Siguiente
« Post anterior